Y Breña remató a Krauze... Segundo final de un (inexistente) debate sobre historia, academia y divulgación

Han pasado apenas tres días desde que compartí AQUÍ el escueto texto “Breña en su barricada” que Enrique Krauze publicó este mes en Letras Libres, y que hasta ese momento era el último eslabón del intercambio que el empresario cultural había establecido con Roberto Breña, por motivos que seguramente el lector ya conoce.

Asumiendo que sería ésa la “última palabra” en la discusión, decidí presentar mi opinión sobre la correspondencia que los susodichos entablaron. Pero es bien sabido que el privilegio de la “última palabra” no es algo a lo que resulte sencillo renunciar… Menos aún si sabes que tu contrincante está a tu merced, que se ha puesto “de a pechito”, como quien dice.

Este mismo fin de semana el profesor Breña publicó en el blog de Nexos su "Réplica final(desde una barricada imaginaria) a Enrique Krauze”, donde --como verá el lector-- declara terminado por su parte el intercambio, no sin antes presentar una valoración de las razones que, en su opinión, hicieron imposible un debate: la descalificación, la mentira, la incongruencia y el autoelogio de Krauze. Aprovecha, además, para rematar a su ya de por sí zarandeado interlocutor, al evidenciar que su reseña de De héroes y mitos fue rechazada por dos de las más prestigiadas revistas de historia en México, debido a la mala calidad del libro reseñado.

No dudo que, en una eventual –aunque poco recomendable– respuesta de Krauze, éste se diga orgulloso de tal desdén porque confirma sus juicios sobre la endogamia académica. Sólo me resta decir que, si alguien aprecia tantito a Krauze, le recomendará guardar silencio… aunque nunca admita su derrota.

No hay comentarios: